El Ajo

El ajo es una hortaliza muy apreciada en la gastronomía por ser un saborizante natural pero, además de las propiedades culinarias, posee excelentes propiedades curativas y preventivas que lo hacen un aliado para nuestra salud.

El ajo posee gran valor nutricional y  goza de una reconocida fama como alimento saludable siendo un excelente remedio natural contra múltiples afecciones.

Su nombre científico es Allium sativum y es una hortaliza que pertenece a la misma familia que las cebollas, las liliáceas.

Su origen se sitúa en Asia Central y de ahí se extendió a Europa y durante la época colonial fue llevado a América y a África.  Hay constancia de su consumo desde la antigüedad en la India y algunos países de Oriente. Los antiguos egipcios ya lo consumían hace 6.000 años.

Los atletas de la antigua Grecia lo tomaban como energizante y los romanos lo usaban como antiparasitario y curativo de varias afecciones. En la Edad Media los monjes masticaban dientes de ajo para protegerse de la peste. Durante las dos grandes guerras mundiales del siglo XX, ante la escasez de antibióticos, se utilizó para evitar que las heridas se infectaran.

El ajo contiene una cantidad insignificante de grasa y proteínas y mayor cantidad de hidratos de carbono. Aporta potasio, fosforo, yodo y vitaminas como la C y pequeñas cantidades de vitaminas del grupo B. Pero, el componente estrella del ajo es la aliína, un antioxidante rico en azufre que en contacto con el oxígeno del aire, se convierte en alicina, responsable de su característico y penetrante olor y con importantes propiedades beneficiosas para la salud.

– Posee efecto antiséptico, bactericida, antiviral, antifúngico y antiparasitario intestinal, por ello es un aliado contra las infecciones.

– Por su poder antiviral, es eficaz contra las verrugas y el herpes.

– Estudios en laboratorio demuestran que el extracto de ajo, incluso a bajas concentraciones, es un potente inhibidor de Helycobacter pylori, bacteria implicada en el desarrollo de las úlceras gástricas y duodenales.

– Estudios de población demuestran un menor desarrollo de cáncer a mayor consumo de verduras del genero Allium, como el ajo, quizá debido a la capacidad de inhibir la formación y activación de inductores cancerígenos como las nitrosaminas, y su función en la reparación del material genético celular dañado y en el aumento de las defensas del sistema inmune. Incluso parecen retardar de forma efectiva la proliferación tumoral.

– El ajo ayuda prevenir la enfermedad cardiovascular, protegiendo el corazón y las arterias, ya que ayuda a reducir los niveles el LDL colesterol y protege las células de la oxidación, disminuye la presión arterial y la agregación plaquetaria.

– Ayuda a prevenir la diabetes tipo II ya que tiene un efecto regulador del azúcar en sangre.

– Es un excelente depurativo, ayuda a eliminar toxinas del organismo y contribuye a la formación y regeneración de la flora intestinal.

Reduce la fiebre.

– Es expectorante y antiinflamatorio, por lo que resulta muy útil en afecciones respiratorias como asma, bronquitis aguda o crónica.

– Ayuda a regular la función tiroidea al ser rico en iodo, siendo especialmente útil en los casos de hipotiroidismo.

– Ayuda a prevenir los efectos debilitantes del envejecimiento.

Conseguiremos disminuir el mal aliento quitando el eje central del ajo y masticando luego hojas de perejil, menta o, cápsulas de clorofila que tiene algún efecto contra la halitosis en general.  Aunque, no se puede evitar por completo ya que los grupos azufrados del ajo, que le confieren sus propiedades terapéuticas, son los causantes de su olor característico y se eliminan en parte a través del aire expulsado por los pulmones.

 

Dra. Ana María Roca Ruiz,
Dra. en Medicina, Máster en Nutrición

Especialista en elaboración de contenidos de salud, nutrición y bienestar para difusión a través de Internet adaptados al público general.
Numerosas publicaciones en revistas médicas y ponencias en congresos nacionales e internacionales, así como participación en varios libros y publicaciones en revistas de difusión sobre la importancia de la nutrición en la adecuada calidad de vida y en el mantenimiento de la salud.
Miembro de la Sociedad Española de Nutrición (SEN) y de la Sociedad Andaluza de Hipertensión Arterial y Riesgo Vascular.

Contactar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos maracados con * son obligatorios

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies